Diferencia practica entre una bicicleta de spinning y una bicicleta fija comun.

Diferencia practica entre una bicicleta de spinning y una bicicleta fija comun.
Tu Opinión Tu Opinión
Puntuación: 3,5/5 de 11 votos

Diferencia practica entre una bicicleta de spinning y una bicicleta fija comun.

Mucha gente tiene la creencia de que las bicicletas fijas son todo lo mismo, y algunos piensan que se pueden hacer los mismos ejercicios que se hacen en una clase de spinning con una bicicleta fija regular en casa. Pero lo cierto es que hay diferencias notables entre una bicicleta de spinning y otra regular.

Esto es lo que tienes que saber a la hora de elegir tu bicicleta para hacer ejercicios.

Las bicicletas de spinning poseen una corona pesada que se encuentra unida directamente a los pedales. Se trata de bicicletas de una sola velocidad que no tienen cambios, por lo que si dejas de empujar los pedales, ésta seguirá haciendo el "movimiento de spinning" debido a la inercia de la corona. Las bicicletas fijas regulares, en cambio, poseen otro tipo de sistema que te permite dejar de pedalear y no tener que sacar los pies de los pedales porque estos siguen girando.

Mucho se habla de si el spinning es mejor ejercicio que simplemente subirse a una bicicleta fija y pedalear sin más. Que si es mejor ejercicio, que si es más exigente para tus rodillas, que la postura y demás... Preguntes a quien preguntes todos te darán una respuesta diferente, por lo que se trata de un tema muy subjetivo. Opiniones aparte lo cierto es que la inercia de las bicicletas de spinning llevan a un pedaleo más intenso, lo que es parte de la experiencia de practicar spinning y de su efectividad como ejercicio.

Otra diferencia es la forma, la forma de las bicicletas es diferente. Una bicicleta de spinning generalmente tiene un estilo similar a las bicicletas de ruta, y tu postura sobre la bici lo reflejará. En cambio, las tradicionales bicicletas fijas tienen un estilo más "de paseo", con el asiento más ancho y generalmente brindan más “comodidad”, al menos para personas que no están acostumbradas a hacer ejercicio arriba de una bicicleta. Personalmente me quedo con la postura de una bicicleta de spinning, tanto en términos de comodidad como del ejercicio que ésta brinda, pero de nuevo, se trata de un tema muy subjetivo.

Sacando estos puntos mencionados arriba no hay mucha distinción en términos del ejercicio que se hace. Claro que también está el aspecto de la confiabilidad y el mantenimiento. Las bicicletas de ejercicio comunes a menudo vienen adornadas con muchos accesorios y detalles, en cambio una de spinning es una pieza completamente mecánica que es más fácil de mantener, aunque es menos llamativa a los ojos. Haz la comparación entre una moto de carrera que no trae luces ni adornos, con una moto de calle que tiene luz de giro, luz alta, luz baja, asiento para el acompañante, etc. aunque el desempeño en una y otra será diferente.

En teoría deberías ser capaz de hacer los mismos ejercicios en bicicletas ordinarias que el que harías en una bicicleta de spinning, pero para mi las ventajas de esta última son que:

a – Por un lado, los pedales fijos mejoran la técnica de pedaleo y el estado cardiovascular

b - Tienes más posibilidades de ajustar el asiento, el manillar y en general el alcance y comodidad sobre la bicicleta

Creo que los puntos a favor en una comparación a la hora de comprar una bicicleta para el hogar se lo lleva la bicicleta de spinning por sobre la bicicleta fija tradicional.

Básicamente pienso que es más fácil encontrar el punto en que la máquina se acomode a nuestra propia biomecánica, algo fundamental para hacer ejercicio regularmente. Luego, los ejercicios típicos de una clase de spinning como hacer cuestas, aislar músculos y hacer sprints siempre han sido mucho más cómodo hacerlos en una bicicleta diseñada para tal motivo (una de spinning) que en una bicicleta fija tradicional.

Mi recomendación se basa en mi experiencia, por lo que te recomiendo que pruebes ambas y hagas un análisis más profundo a partir de tu propia experiencia. Está en la propia naturaleza del ejercicio que encuentres cierta incomodidad al entrenarte. Simplemente evalúa tus objetivos, el uso que quieres darle, durabilidad, mantenimiento y presupuesto. Lo demás solo será constancia.

Marcos López
Autor de Tu Cuerpo Ideal